Ramón no dramatizó la derrota

El DT prefirió mirar al futuro.
(0)
31 de enero de 2000  

MAR DEL PLATA. (De un enviado especial).- La frase de Ramón Díaz retumbó en el vestuario del estadio José María Minella, tras la derrota de River por 2 a 0 ante Boca. "Vamos muchachos, vamos que esto sigue; jugamos mal y perdimos, nada más", dijo el entrenador. Muchos de los jugadores se sorprendieron por la poca tensión que corrió en ese momento y la situación se hizo bastante llevadera, más allá del dolor que siempre significa perder un superclásico.

No hubo dramatismo. Simplemente se aceptó que hubo una mala noche y que Boca tuvo su mejor partido del verano. "No jugamos bien y ellos sí. Boca fue un justo ganador y contra eso no hay excusas", arrancó el Pelado después de la caída.

Fue evidente que el equipo de Carlos Bianchi superó a River en la parte física, además de hacerlo también en el juego. "Puede ser que también haya pasado eso, pero son las reglas del juego. Uno planifica la preparación del equipo durante la pretemporada y se van cumpliendo etapas de rendimientos físicos. Si no, fíjense lo que pasó en el clásico anterior, que lo que mostraron físicamente ambos equipos fue totalmente a la inversa de lo que pasó acá. Pero eso de ninguna manera es una excusa", dijo el DT.

Muchos dicen que un golpe recibido a tiempo viene bien para salir a flote con más fuerza; Ramón coincidió a medias: "No creo que un equipo necesite perder sí o sí, aunque esto les va a servir a los jugadores". Ramón Díaz analizó lo que había pasado en la cancha junto con Omar Labruna y el resto de sus colaboradores, en medio de un clima muy distendido y con alguna que otra sonrisa.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?