De la confianza de Ramón Díaz al destierro con Gallego: los primeros pasos de Demichelis y el día que tuvo que perseguir a Riquelme

Martin Demichelis en la selección junto a Riquelme
Martin Demichelis en la selección junto a Riquelme Fuente: Reuters
(0)
16 de noviembre de 2018  • 23:59

Ramón, Román y el Tolo. Tres personas que marcaron el inicio de la carrera profesional de Demichelis. Ramón (Díaz) porque confió en él, lo llevó a la primera pretemporada y lo rescató de la Cuarta cuando le quedaban apenas 6 meses para quedar libre. Román (Riquelme) porque fue el hombre al que debió seguir a sol y sombra. Y el Tolo (Gallego) porque casi lo priva de jugar en el club de sus amores.

-¿Por qué te costó llegar a Primera?

-Con 19 años, Ramón (Díaz) me llevó a la pretemporada, estaba todo genial, pero en ese verano Ramón renunció y vino Gallego. En la Reserva andaba muy bien, era el capitán, y en una de las primeras prácticas con el Tolo necesitaban chicos para completar un partido y me subieron. Al terminar la práctica, me llamó al círculo central y me felicitó. Así lo hizo un par de veces, parecía que me llegaba la hora de debutar, pero de un día para el otro, sin explicación alguna, me bajó a la Cuarta.

-¿Qué pasó?

-No sé. Yo era superprofesional, me entrenaba a full, me cuidaba mucho en mi vida privada, no me mandé ninguna macana, no me crucé con nadie en el club, tuve siempre el mismo representante y no quise cambiarlo, no sé. En diciembre del 2001 cumplía 21 años y si ahí no te hacen firmar tu primer contrato te tenés que ir. Zafé porque Gallego perdió ese campeonato en cancha de Huracán y lo echaron, porque si hubiese seguido, nunca habría jugado en la Primera de River. Nunca. Me gustaría que recalques eso. Y también mi agradecimiento a dos personas. A Néstor Sívori, entonces dirigente de River, que les dijo a sus pares: "A este chico hay que hacerle contrato profesional, no lo podemos dejar libre". Y a Ramón, que al volver al club y verme en la Cuarta, me subió al instante y a los dos meses me hizo debutar.

-¿Qué recordás de tu debut en River?

-Tengo dos debuts grabados. Uno en el Monumental, el 2/9/2001, contra Estudiantes. Ganamos 3-0 con dos goles de Cambiasso; entré en el ST. El otro fue un amistoso contra Boca en Córdoba que ganamos 1-0. Ramón lo había mandado a Guille Pereyra a seguir a Riquelme por toda la cancha y lo hizo muy bien, pero lo amonestaron y entré a reemplazarlo. "Olvídate de la pelota, seguilo a Riquelme a todos lados", me dijo. No me despegué un segundo; teníamos córner a favor y me quedaba afuera del área al lado de él agarrándole la camiseta, soplándole la nuca (risas). Tres años después, en una de mis primeras convocatorias a la Selección, me invitaron a tomar mate a la pieza de Riquelme. "Vení pibe, contales cómo fue tu debut en un superclásico", dijo (risas). Román tiene una computadora en su cabeza, se acuerda de todo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.