Recalde tuvo la despedida que merecía su grandeza