Rectora de países vecinos

Roberto De Vicenzo
(0)
27 de diciembre de 2001  

Nunca olvidaré la gran ayuda que me brindó la Asociación Argentina de Golf en mis primeros pasos como jugador. Necesitaba una bolsa de palos para participar por primera vez en los Estados Unidos y no contaba con recursos.

Surgió entonces la colaboración espontánea de Raúl Lottero Lanari, que fue presidente de la AAG entre 1942 y 1952, y me prestó una bolsa marca Bobby Jones, que al final me terminó regalando. Además, para aquel viaje, Lottero Lanari organizó una colecta entre los golfistas más renombrados del momento. Eran tiempos en que la Asociación era muy chiquita; no estaba en condiciones de ayudar y tampoco tenía el alcance internacional del que goza hoy.

Otro de los ex titulares de la AAG que recuerdo con afecto fue Ignacio Ramos, que me acompañó en la mayoría de mis festejos en el exterior por los títulos conseguidos entre 1966 y 1972.

La Asociación tiene el orgullo de haber sido la primera entidad de golf de América del Sur y siempre trabajó en beneficio del desarrollo local. Desde varias décadas se relacionó en forma armoniosa con la Asociación de Profesionales para la realización de torneos. Además, no sólo condujo al golf argentino, sino que también actuó como rectora para los países vecinos.

Exportó de una buena cantidad de jugadores y de profesores argentinos para el resto del continente y colaboró con el crecimiento del golf en Colombia, México, Perú, Chile y Panamá.

Como cualquier entidad, la AAG siempre funcionó al compás de la situación del país. En épocas de progreso le aportó muchas cosas al golf, como la creación y organización de campeonatos; en un contexto de crisis como el de hoy, tuvo menos margen para actuar, aunque mantuvo sus inquietudes.

En los últimos años apuntó a dos focos primordiales para el crecimiento: fomentó la escuela de menores, de donde ya surgieron muchos chicos valiosos, y dio impulso al Driving Range, lugar de práctica para los aficionados que buscan mejorar su handicap. Otro de los puntos clave fue la integración que logró entre los clubes y countries a partir del sistema de afiliación.

Ahora, el objetivo de la AAG es catapultar a los jóvenes de su escuela para prolongar este gran momento de los profesionales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.