Reflexiones del Mundial

Por Pablo Ricardi Especial para LA NACION Deportiva
(0)
7 de diciembre de 2001  

De manera paralela se disputa a la vez el Mundial de la FIDE y un match entre Kasparov y Kramnik que quiere desplazar la atención del mundo del ajedrez hacia ellos. Para mayor coincidencia, ambos torneos se desarrollan en Moscú. Creo que la compulsa entre la FIDE y Kasparov (en este caso asociado con Kramnik) ha llegado demasiado lejos. Por excelentes ajedrecistas que sean los mencionados, no pueden pretender que el ajedrez se circunscriba a ellos mismos. Mucho más interesante que un único match resulta un Mundial por eliminatorias que permite observar una gran cantidad de jugadores y estilos con los que la afición se identifica. Y además están las circunstancias dramáticas de los desempates a ritmo rápido que producen emociones a raudales. Y dentro del Mundial debemos destacar y celebrar el sonado triunfo de Daniel Cámpora sobre el inglés Nigel Short, quien fue en su momento el segundo jugador del mundo. En el match, Cámpora resistió con entereza las posiciones inferiores a que se enfrentó y logró dar vuelta ambas partidas, ganando la primera y empatando la segunda. Lamentablemente en la segunda vuelta quedaron eliminados todos los jugadores latinos. El verdugo de Cámpora fue el ruso Elvest, un adversario fortísimo.

Pero siempre podemos seguir viendo partidas de todos los colores e incuso los desempates nos entregan alguna sorprendente miniatura como la siguiente.

Partida Nº 269. Moscú 2001. Blancas: Shirov, A. Negras: Motylev, A. Gambito Dama Aceptado. 1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.e4 c5 4.d5 Cf6 5.Cc3 b5 6 Af4 Aa6 7.Cf3 b4? (Motylev es el actual campeón ruso y por ello resulta llamativo este grave error en una etapa tan temprana de la partida. Pero no debemos olvidar que los ritmos rápidos de juego alteran los nervios.) 8.Axb8 bxc3 9.Da4+ Dd7 10.Dxa6 cxb2 11.Tb1 Txb8 12.Ce5! Db7 13.Txb2! (1-0). Porque no sirve 13... Dxb2 14.Dc6+ Rd8 15.Cf7 mate.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.