Refuerzos en deuda

(0)
21 de agosto de 2000  

Fue una tarde de presentaciones, de vueltas y de reencuentros en Independiente. La que más expectación provocó fue la del chileno Sebastián Rozental. Alternó buenas y malas, pero dejó abierta la esperanza para convertirse en una herramienta importante en el ataque. "En el primer tiempo me sentí bien, después, en el segundo, me cansé un poco en el final. Hay que tener en cuenta que en los dos últimos meses sólo jugué algunos partidos con el seleccionado chileno", expresó Rozental.

Para el futbolista chileno no fue nada sencillo jugar de volante por izquierda. Y eso también fue un tema de consulta: "Es cierto que siempre jugué de punta. En la semana lo hablamos con el técnico y era una linda alternativa. Con el tiempo me tendré que adaptar".

De entrada la gente se ilusionó con el regreso de Esteban Cambiasso y se lo hizo notar en el recibimiento. También aplaudió los ingresos de Sebastián Rambert y de Daniel Garnero, pero el clima varió por la derrota. Esto manifestó Garnero: "La situación es complicada porque todavía no se formó el equipo, que apenas jugó junto en un sólo entrenamiento. Ya van tres fechas y por una cuestión de organización, Independiente todavía no está armado".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.