Boxeo. Reid, otra potencial megaestrella