Reveco y un crecimiento admirable

El mendocino se perfila como un boxeador distinto
(0)
20 de diciembre de 2009  

En una pelea de alto vuelo emocional por lo ofensiva y vibrante, el mendocino Juan Carlos Reveco (48kg900) conservó el título mundial interino minimosca (AMB) al vencer por KO, a los 2m53s del tercer round, al colombiano Ronald Barrera (48.900), en un combate realizado anteanoche en la ciudad mendocina de Junín.

Con una llamativa soltura, Reveco encontró - rápidamente - los espacios ideales para conectar a Barrera, sobre todo, en media y larga distancia. Estas escenas fueron vitales para el campeón, que marcó diferencias desde el comienzo sobre un rival experto que denunció, desde el primer campanazo, los problemas físicos que le ocasionó alcanzar el peso límite de la categoría al que accedió tras un tercer pesaje.

Reveco, de 26 años y un récord de 22 victorias (12 KO) y un revés, consolidó su buen momento sobre la base de la firmeza y la calidad de sus golpes. Los ganchos de izquierda fueron notables y, con una definición espectacular de golpes al cuerpo, quebró al colombiano por la cuenta de diez segundos. Barrera, de 25 años, quien fracasó en su cuarta oportunidad mundialista, no pudo afirmar sus intentos de ataque sobre Reveco, que lució una concentración destacable en todo momento.

Mientras Barrera, de un récord de 26 victorias (16 por KO), siete derrotas y dos empates, se mostró amenazante, pero poco efectivo en ataque, Reveco impuso una jerarquía y una clase boxística magistrales sobre el ring que mereció el aplauso de los casi 4000 espectadores.

Reveco deberá unificar su corona con el mexicano Giovanni Segura dentro de los plazos sin lógica que en algún momento dispondrá la Asociación Mundial de Boxeo. Asumir ese compromiso formará parte de su ascenso y seguramente corroborará una particularidad destacable en su campaña desde que ganó por primera vez la corona ante el tailandés Nethra Sasiprapa, el 22 de junio de 2007: tener exigencias creíbles, ante rivales respetables, en la continuidad de sus combates internacionales. Esto lo convirtió en el campeón mundial argentino de proyección más interesante en el manejo de las coronas ecuménicas que las organizaciones de origen latino desprestigian cada vez más al fraccionarlas permanentemente.

Reveco, próximo a ser papá por segunda vez, carece del estallido emotivo que los integrantes del mundo del espectáculo del deporte profesional necesitan para conmover a las masas o para ser noticia excluyente. Lo suyo es simple y productivo, y su superación técnica a la hora de pelear lo convierte, para los expertos y puristas de este deporte, en un boxeador distinto. De raza y paladar fino.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.