En España. Rijkaard tambalea, pero se siente firme