Río 2016: la experiencia del espectador no conoce los tiempos muertos