Opinión. Riquelme, ésa es la cuestión