River-Boca. La Superliga le sube la temperatura a un superclásico que tendrá su clímax en la copa

River y Boca juegan por la Superliga, pensando en la Copa Libertadores
River y Boca juegan por la Superliga, pensando en la Copa Libertadores Fuente: LA NACION
Claudio Mauri
(0)
31 de agosto de 2019  • 19:48

Bajo la alargada sombra de la final en el Santiago Bernabéu y en los albores de la serie por las semifinales que disputarán en octubre. Como si la competencia doméstica les quedara chica, River y Boca, a diferencia de lo que establece una historia centenaria, hacen de la Copa Libertadores -y también de la Sudamericana en 2015- un nuevo parámetro de la rivalidad, una escala superior para dirimir supremacías. La sensación es que los cruces por la Superliga quedan un tanto minimizados ante la magnificencia continental. Ese novedoso ambiente se instaló en los últimos años.

En contrario de lo habitual, cuando el torneo local los convoca a mitad de su recorrido, esta vez se enfrentarán prematuramente, por la quinta fecha, una instancia que inhibe para hablar de definiciones o para asignarle al resultado un peso decisivo. Todo lo dicho no implica que el partido esté precedido por la indiferencia, una sensación que no tiene cabida tratándose de un River-Boca. No lo permiten los hinchas ni los protagonistas dentro de la cancha. Que la Libertadores les quite el sueño no significa que lo de esta tarde sea mirado de soslayo.

El partido tiene más de un atractivo e incógnita por develar. Se medirán dos ciclos y gestiones contrapuestos. Uno instalado y con un perfil definido, el que comanda Marcelo Gallardo desde mediados de 2014, y otro que está en vías de desarrollo y en búsqueda de una identidad, el que encabeza Gustavo Alfaro a partir de principios de este año.

Los dos técnicos evitaron dar señales concretas sobre las formaciones. Un poco condicionados por los lesionados y otro tanto para no adelantar información al rival. De todas maneras, más allá de los nombres, una saga táctica se inaugura hoy por la diferente manera de disponer el equipo que tiene Alfaro en comparación con Guillermo Barros Schelotto. En ese sentido, Gallardo solía sorprender al Mellizo con esquemas y movimientos que le permitían tomar la iniciativa y sacar alguna ventaja en el desarrollo. Una vez fue con la ubicación de Pity Martínez de enganche, buscando las espaldas del volante central; en otra con una línea de tres zagueros para adelantar los laterales y crear superioridad numérica en el medio (primera final en la Bombonera), y en la última (final en Madrid) con el ingreso de Quintero por Ponzio para que Enzo Pérez se parase de volante central. Guillermo Barros Schelotto no siempre reaccionó a tiempo para adecuarse a esos contextos.

River y Boca comienzan una nueva serie de enfrentamientos
River y Boca comienzan una nueva serie de enfrentamientos Fuente: LA NACION

La definición de la última Libertadores trajo consecuencias que se notan en la actualidad. Consolidación en River, con Gallardo elevado al panteón de los grandes técnicos de la historia del club y una mayoría de jugadores de aquel 9 de diciembre que repetirán esta tarde: Armani, Montiel, Casco, Nacho Fernández (la contractura que sufrió en Asunción no le impediría ser titular), Enzo Pérez, Palacios, Pratto. Zuculini, Martínez Quarta. También permanecen Quintero (está en el último tramo de la recuperación de una rotura de ligamentos en una rodilla) Y Pinola (hoy cumplirá una suspensión).

Las deserciones son más marcadas en Boca, empezando por la salida del Mellizo Barros Schelotto, a quien lo siguieron Magallán, Olaza, Nández, Barrios, Pablo Pérez, Gago, Benedetto, Pavón y Jara.

El nuevo Boca convenció más de visitante que de local. Cuando era director técnico de Huracán, Alfaro hizo un análisis de River que está vigente y del que se puede deducir su estrategia para esta tarde: "La gestación de juego de River es interna, es el equipo con transiciones más rápidas del fútbol argentino. Hay que cerrarse en el medio cuando ellos tienen la pelota y atacarlo por los costados". River hace del Monumental una pista que conduce rápidamente al arco rival. Se juega por la Superliga y para ambos es un buen laboratorio para la Libertadores.

Las formaciones

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, R. Rojas o P. Díaz, Lucas Martínez Quarta y Milton Casco; Enzo Pérez; Nicolás de la Cruz, Exequiel Palacios y N. Fernández o B. Zuculini; L. Pratto o M. Suárez y R. Santos Borré. DT: Marcelo Gallardo.

Boca: Esteban Andrada; M. Weigandt o J. Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y E. Mas o F. Fabbra; D. De Rossi o S. Villa o E, Reynoso, Iván Marcone, Nicolás Capaldo y Alexis MacAllister; Carlos Tevez y Franco Soldano. DT Gustavo Alfaro.

  • Árbitro: Fernando Rapallini.
  • Estadio: Monumental.
  • Horario: 17.
  • TV: Fox Sports Premium y TNT Sports.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.