La Copa Sudamericana. River, con perlas como en los buenos y no tan viejos tiempos