El gran choque del domingo. River desató la euforia