River no pudo con Unión y Boca se le hace inalcanzable

El equipo de Gallego jugó mal y empató 1 a 1; ahora quedó a siete puntos del líder con igual cantidad de partidos
(0)
28 de octubre de 2000  

Este era el partido esperado por todos los jugadores de River para volver a despegar. Después de cuatro partidos consecutivos sin victorias, con tres empates y una derrota en medio de un torneo local corto, no había espacio para más distracciones. Incluso, los millonarios habían quedado cuartos en la tabla, después de Boca, Gimnasia y Talleres. Y nadie se hizo el distraído. Hasta el mismo Ariel Ortega, que anoche volvió después de la suspensión, lo aclaró: "Hay que ganar sí o sí. Si perdemos un punto más, nos quedamos afuera de la lucha por el título".

El 1 a 1 con Unión parece darle la razón a Ortega. Porque River buscó, pero no encontró. Jugó mal y ahora quedó a siete puntos de Boca, el líder, con igual cantidad de partidos disputados.

River arrancó como para llevarse por delante a Unión. Pero ese empuje sólo le duró tres minutos, en donde se vio un remate de Ortega por encima del travesaño. En parte, en el conjunto de Gallego se notó la ausencia de Pablo Aimar y el desarrollo del medio ­campo millonario no tuvo orden. Fue entonces cuando creció el trabajo de Jayo y Mazzoni (la figura) en el centro y de Ariel Donnet por la derecha.

River se despertó a los 23 minutos, cuando Elizondo le anuló correctamente un gol en contra de Ariel Donnet después de un toque de Angel y un centro de Ortega por posición adelantada del colombiano. Pero River no se quedó y tuvo diez minutos buenos, con el toque del Burrito Ortega, Coudet y los chispazos de Saviola, que entusiasmaron a la gente. A los 28 minutos llegó el desnivel en una muy buena jugada: doble taco de Coudet y Ortega, centro al segundo palo, remate de Gancedo y otro taco de Saviola en el camino: 1 a 0. Eso le dio más ánimo a River, porque tuvo un tiro cruzado de Coudet que se fue cerca del palo derecho y por muy poco no fue el segundo.

De Unión se destacó el buen trato de la pelota, aunque no tuvo mucha profundidad. Y a cinco minutos del final llegó la jugada de la polémica: Bonano tardó siete segundos en sacar del arco (se permite un límite de seis); Elizondo cobró tiro libre indirecto; le tocaron la pelota a Tilger que remató y clavó la pelota en el ángulo derecho del arquero de River. 1 a 1 y a volver a empezar. ¿Buscó hacer tiempo Bonano? No dio esa impresión, aunque sí tardó más de lo que marca el reglamento.

En el segundo tiempo River salió dormido y jugó muy mal. Le volvió a dejar la pelota a Unión y, de contraataque, casi pierde todo: el Chino Ríos se escapó por izquierda, tiró el centro y Silvera, sólo y con Bonano vencido, la tiró afuera. Increíble.

Gallego se equivocó al sacar a Gancedo (lo reemplazó Zapata). No se entendió el cambio ya que era uno de los más orden aportó en el desorden. A River le faltó actitud y juego colectivo para ganarle a Unión. El conjunto de Pumpido no abusó de las patadas y jugó limpio. Se defendió muy bien, aunque le faltó un poco más de voluntad ofensiva para quedarse con todo.

El pensamiento general en el Monumental fue pesimista. River hace cinco partidos que no gana y Boca se le hace inalcanzable. ¿Habrá que pensar en la Copa Mercosur...?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.