River se potencia en ataque y se ilusiona con sus dos refuerzos: Suárez sueña despierto y Scocco volvió con gol

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
3 de marzo de 2019  • 00:12

En la victoria 4-2 de River sobre Newell's no convirtieron Lucas Pratto ni Rafael Borré, las grandes figuras del ataque millonario y habituales titulares en el esquema de Marcelo Gallardo . Tampoco lo hizo Juan Fernando Quintero, sorpresivo goleador del equipo con cinco tantos en el semestre y ausente por el fallecimiento de su abuelo. Pero sí lo lograron Matías Suárez e Ignacio Scocco , los dos refuerzos de jerarquía que suma el Muñeco para un intenso 2019.

Uno llegó a principio de año para tapar el hueco que dejó el retiro de Rodrigo Mora: solo tres delanteros en el plantel, más el juvenil Julián Álvarez, era demasiado poco para afrontar las cuatro competencias en el año. Así, la incorporación de Matías Suárez fue esencial para reforzar un plantel que sumó clase y categoría con el delantero de 30 años: demostró una rápida adaptación y dejó muchos flashes del potencial que tiene su juego, además de convertir tres goles en seis partidos, logrando así una gran racha goleadora.

Pero, además, después de tantos pesares, anoche se produjo el esperado regreso de Scocco, hoy un refuerzo inesperado: jugó los primeros 33 minutos en el año, convirtió de penal el cuarto tanto, fue ovacionado por el público y mostró buenas pinceladas que ilusionaron al estadio. De recuperarse por completo Nacho es una pieza clave para el recambio en medio de un calendario que apremia.

El miércoles comienza el camino en la Copa Libertadores ante Alianza Lima en Perú, restan cuatro fechas de la Superliga, entre abril y mayo se jugará la Copa de la Superliga y el 22 y 29 de mayo se jugará la Recopa Sudamericana ante Atlético Paranaense, y en el segundo semestre está la Copa Argentina. Cuatro competencias de alto vuelo para las que River necesitará más que nunca del poder de fuego de sus delanteros.

Suárez y una racha goleadora que promete: jerarquía para el ataque

Suárez convirtió a los 24 minutos del primer tiempo
Suárez convirtió a los 24 minutos del primer tiempo Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Suárez sueña despierto porque, cuando levantó su copa para brindar en año nuevo por un futuro prometedor, quizás nunca imaginó lo que el destino le tenía preparado. Un llamado de Marcelo Gallardo en plena pretemporada cambió sus planes: de pelear el descenso con Belgrano pasó a ser una pieza fundamental en el ataque de River. Decisión difícil si las hay, siendo un referente del equipo cordobés que atraviesa un complicado presente.

"Es el desafío más grande de mi carrera, por eso lo quise aprovechar. River es un equipo tan grande, es lo mejor de América. Que te llame Marcelo (Gallardo) es muy importante para un jugador. A mí me ilusionó mucho, no le podía decir que no", había dicho Suárez a llegar al club de Núñez, destacando también todo lo que pensó su decisión. "Cuando tomé la decisión de salir de Belgrano, cada noche pensaba y decía que en cada partido lo dejé todo, hice muchísimas cosas por el club", agregó el delantero que volvió al fútbol argentino en 2016 tras pasar ocho años en Anderlecht de Bélgica.

Su presente, a los 30 años y tras dos operaciones en la rodilla derecha que generaron dudas en su llegada, ilusiona por números impactantes: tiene tres goles en seis partidos en River. Con 266 minutos, ya que solo fue titular ante Banfield y Newell's, la estadística marca que convierte un tanto cada 88 minutos. ¿A quién le marco? A Godoy Cruz en el triunfo 4-0, a San Martín de Tucumán en la victoria 2-1 y ayer, a la Lepra, en el éxito 4-2.

Además, la racha goleadora sorprende ya que, a lo largo de su carrera en Belgrano y Anderlecht, Suárez no tuvo números de goleador: marcó 13 tantos en 59 partidos en su primer ciclo entre 2006 y 2008 en el Pirata, convirtió 67 en 239 en sus ocho años en Bélgica y logró 10 festejos en 67 partidos en su última etapa en Córdoba de 2016 a 2018.

El regreso de Scocco: emoción y gol para pensar con calma en el futuro

Fuente: Telam - Crédito: Gomez Ramiro

Scocco sufrió más de lo que creía. Cuando se lesionó el 3 de noviembre en la derrota 1-0 con Estudiantes -fue reemplazado a los 20 minutos-, a tan solo días de la primera final de la Copa Libertadores ante Boca, el panorama era oscuro pero estaba lejos de lo que finalmente sucedió. El delantero no pudo jugar ninguna de las finales por la lesión muscular en el gemelo derecho y recién pudo regresar el 18 de diciembre en el empate 2-2 con Al Ain -derrota en los penales- en las semifinales del Mundial de Clubes.

Pero, en medio de la pretemporada, la situación solo empeoró: el 13 de enero volvió a sufrir una lesión muscular en el gemelo derecho que lo marginó más de un mes, ya que recién pudo ir al banco frente a Banfield en el empate 1-1 del 17 de febrero. Finalmente, tras volver a ir al banco el domingo pasado ante San Martín de Tucumán y alertar a todos durante la semana por una entesitis en el aductor derecho, anoche ingresó en la victoria ante Newell's para emocionar al estadio y mostrar su vigencia: se lo vio ágil, movedizo y muy activo.

"Olé, olé, olé, olé, Nacho, Nacho", gritó el público en tres oportunidades. Primero, con aplauso masivo incluido, cuando la voz del estadio lo nombró antes del inicio del juego. Luego, cuando ingresó en lugar de Lucas Pratto a los 17 minutos del segundo tiempo. Y, trece minutos más tarde, volvió a suceder: cambió por gol el penal que le cometieron a Ferreira con un potente derechazo alto que le rompió el arco a Alan Aguerre.

Así, marcó el 4-1 ante su ex club y sumó su tanto número 29 en 59 encuentros oficiales con la camiseta de River. ¿La última vez que había festejado? Exactamente hace cinco meses: el 2 de octubre del año pasado en el triunfo 3-1 sobre Independiente de la vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.