Ecos de la Copa Europeo-Sudamericana. River, una lección para no olvidar