River y el mal de los goleadores