River ya tiene todo bajo control