El torneo de Atlanta. Rodríguez, una grata sorpresa