El dilema de Brasil. Ronaldinho no aparece y la prensa ataca