Ronaldo disparó contra los argentinos