Rooney juega el Mundial y sueña Inglaterra