Rosario, Córdoba y Mendoza, sedes de emociones