Rossi: un monarca irreverente y genial

Tiene siete títulos mundiales y no deja de conmocionar al ambiente del motociclismo; Ecclestone lo quiere en la Fórmula 1
Daniel Meissner
(0)
29 de septiembre de 2005  

Tan desfachatado como efectivo, tan suelto de cuerpo como contundente, tan irreverente como genial. Dicen los motociclistas de las más diversas épocas que Valentino Rossi cambió todas las reglas de la competición y que es el mejor de todos los tiempos. Lo aseveran con asombro los pilotos retirados y lo admiten con recelo los que están en actividad. Algo es seguro: a nadie vinculado con el mundo de las dos ruedas le es indiferente la figura de este italiano capaz de la maniobra más impensada y del más frío plan estratégico sobre cualquier moto. No importan la marca, la cilindrada o el autódromo en el que se deslice: Rossi siempre es figura.

El domingo último, en Sepang, Malasia, Valentino selló en las estadísticas lo que se veía venir irremediablemente desde las primeras fechas del Mundial de MotoGP: una nueva corona, la séptima desde que su figura se asomó al Mundial, en 1996. Sin cambios en su filosofía para interpretar las carreras, sólo divirtiéndose. Desde aquel arranque en los 125cc, cuando en la Aprilia tocaba sus codos con sus rodillas al agazaparse para encarar una recta, hasta hoy, cuando Luca Di Montezemolo, presidente de Ferrari, le dice que tiene las puertas abiertas de la casa de Maranello para probar, cuando le venga en gana, un Fórmula 1.

El carácter despreocupado de Rossi le granjeó la simpatía de mucha gente ajena al ambiente del motociclismo y, según dicen, un fan club en cada país del mundo. Quizás ello justifique las largas esperas que soportan sus fans al costado de su motorhome antes y después de cada Gran Premio, con tal de poder saludar a su ídolo.

Pero ¿cómo se armó esa figura tan cautivante? Fundamentalmente, por lo que Valentino hace en las pistas, donde parecería que tiene rivales serios sólo cuando él se lo propone. Piruetas insólitas, festejos excéntricos y correr con la premisa de divertirse parecen ser las claves. Fuera de los autódromos, también es grande: ofrece su espíritu solidario a través de la fundación Riders for Health, la organización de motociclistas que ayuda a los niños desnutridos de Africa.

Hijo de un piloto de motos (Graziano, 3° en el Mundial de 250cc de 1967), heredó de su progenitor sólo el amor por las motos. El talento le debe de haber llegado por otra parte, porque Graziano no era un virtuoso. Valentino pasó por todas las cilindradas y en todas dejó su impronta con una o más coronas, aunque nunca lució el número 1 en su máquina, ya que jamás abandonó -ni lo haría- su clásico 46.

Condujo para Aprilia en las dos categorías menores y fue campeón en ambas; pasó a Honda y se acreditó títulos en 500cc y en MotoGP sin sentir el cambio de un motor de dos tiempos a uno de cuatro. Su último desafío fue pasar a Yamaha en 2004. La marca del diapasón no ganaba nada desde 1992, pero Rossi se quedó con el torneo de ese año (aunque había prometido una temporada de transición) y el domingo se metió en el bolsillo el de 2005...

Tantos logros en una figura tan carismática forman un cóctel explosivo, que fue percibido por Bernie Ecclestone, que quiere a Rossi en la Fórmula 1 cuanto antes. Y los medios aprovechan para hacer una comidilla y especular con su llegada a la máxima categoría.

¿Qué hará Rossi con su futuro? Fiel a su estilo, seguramente algo fuera de toda lógica y para lo que nadie está preparado. Si no, no sería digno de él...

  • La novela con Ferrari

    Para la prensa europea es un hecho que Rossi correrá con Ferrari en 2007. Hasta se dijo que recibió una oferta por 56.000.000 de euros al año. Pero Jean Todt, director deportivo de la marca, comentó: "Valentino puede venir a probar las veces que quiera, pero nunca nos manifestó que quería correr en F.1".
  • Ficha personal

    Fecha y lugar de nacimiento:

    16 de febrero de 1979, en Urbino, Italia

    Primer GP:

    Malasia 1996 (125cc)

    Primer triunfo:

    República Checa 1996 (125cc)

    Carreras disputadas:

    153

    Triunfos:

    77

    Podios:

    113

    Pole positions:

    40

    Récords de vuelta:

    65

    Títulos:

    Siete (1 de 125cc, 1 de 250cc, 1 de 500cc y 4 de MotoGP)

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?