Rudi Völler: “No tenemos nada que temer”

El entrenador alemán brindó la última conferencia de prensa antes de la gran final
(0)
28 de junio de 2002  • 09:06

SEUL (De nuestros enviados especiales).– En el último contacto con la prensa antes de partir a Yokohama, el DT alemán Rudi Völler dejó estos conceptos sobre la final:

  • “¿Qué me preocupa de Brasil? Fundamentalmente, las individualidades. Pero todo el equipo es muy bueno.”
  • “Si bien tuvimos suerte, mostramos capacidad para seguir. Jugamos con algunos de los mejores equipos del momento.”
  • “Vinimos con el objetivo de preparar al equipo para 2006, pero estamos a un paso del título y nuestra meta es ganarlo. La clave será mantener la disciplina y el orden. No tenemos nada que temer.”
  • “Mis jugadores dejaron de lado problemas físicos y cansancio mental. Arden de deseos por entrar a la cancha.”
  • Día de viaje y horas de descanso

    YOKOHAMA, Japón (De un enviado especial).– El último cruce sobre el mar del Japón fue el más esperanzado de todos para el seleccionado alemán. Su periplo por Oriente lo llevó a instalarse en tierras niponas para empezar su camino en el Mundial, y su marcha exitosa continuó en Corea. La vuelta, la definitiva, es a lo grande: lo espera la gran cita de pasado mañana en este puerto que lo recibió con un cielo nublado, pero con los primeros destellos de sol en bastante tiempo, luego de la lluvia.

    El plantel que dirige Rudi Völler llegó a Tokio poco después del mediodía y se trasladó a su búnker final, el Yokohama Sheraton Bay. Como primer punto de la agenda figuró bien grande la palabra “descanso”, y el tiempo de retomar la actividad quedó para el día previo al choque decisivo frente a Brasil.

    Poco antes de salir desde el aeropuerto de Incheón, cerca de Seúl, Völler comentó que, aun cuando no está totalmente repuesto de un golpe en las costillas, el delantero Miroslav Klose no tendrá problemas para actuar ante los brasileños. De manera que la única variante –si bien el DT no confirmará la formación hasta el propio día del encuentro– es el reemplazo del suspendido Michael Ballack. Y según todo lo indica, será Jens Jeremies el sustituto.

    Esto obligará a retocar posiciones. Como Jeremies es mucho más defensivo que el sancionado volante/goleador de Bayer Leverkusen, ocupará un puesto más retrasado y hará que Dietmar Hamann se mueva algo más adelante que lo habitual. Mientras, a Bernd Schneider se lo verá más volcado a la derecha, con una función básica: vigilar atentamente las subidas de Roberto Carlos, misión que, pese a la derrota de Bayer Leverkusen, cumplió satisfactoriamente en la final de la Liga de Campeones contra Real Madrid, en Glasgow.

    Al mediodía de mañana será el último contacto del equipo con la prensa, en el hotel, y hacia la tarde/noche el plantel hará la práctica oficial en el estadio que será sede del cotejo frente al conjunto de Luiz Felipe Scolari.

    Mientras tanto, el clima de final va en aumento. Hoy, en Tokio, se pondrá a la venta 1300 entradas de tres categorías sólo para los hinchas alemanes, a estos valores: 300, 500 y 750 dólares.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?