En el inicio del Rugby Championship, los All Blacks pusieron a Australia en su lugar