Alumni aprovechó un tiempo de inspiración

El conjunto de Tortuguitas hizo una gran primera parte y luego desperdició situaciones para un triunfo más holgado; igual, superó a Pueyrredón por 27-14
Diego Mazzei
(0)
18 de mayo de 2003  

Finalmente, los números dejarán clasificada como rutinaria a esta victoria de Alumni. Un triunfo que en un momento se vislumbraba mucho más holgado, pero que el derroche de oportunidades de los de Tortuguitas actuó como factor determinante para desdibujar el marcador final, que los favoreció por 27 a 14. Pueyrredón no pudo con el envión final, pero al menos achicó la ventaja con un par de conquistas que premiaron su inclaudicable vocación de ataque.

Alumni había salido indemne del barrial gracias a una coordinación casi sin fisuras cuando abría la pelota. Tenía el terreno a su disposición y cada tanto anotaba. Fue un primer tiempo que permitió un presagio de goleada. Con los forwards visitantes muy activos en la limpieza de las formaciones y los backs muy seguros, pese a las condiciones del campo.

Tres tries sellaron la primera parte: 1°) Bottini terminó una jugada de varias fases; 2°) Peri Brusa pivoteó un scrum y llegó, y 3ero) recuperación en la mitad de la cancha y Lamas lanzado en velocidad. Pueyrredón lucía sin rumbo para salir del 0.

Confiado en demasía, Alumni comenzó a dilapidar acciones de try seguro en la segunda parte. Como esa de Bottini, que se zambulló pero se quedó corto. Ello y la repetición de infracciones deslucieron al visitante.

Pueyrredón se envalentonó y aprovechó la conducción del ingresado Rodríguez Oneto para descontar la diferencia. Cané Herrera se desprendió de un scrum y anotó su try; luego, Arguindegui fue el encargado de apoyar. Un envión que no estuvo acompañado por el reloj, pero que, entre otras cosas, encendió una luz de alarma en Alumni, que entendió que el exceso de confianza puede jugarle una mala pasada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.