Belgrano Athletic, el club que cambió obsesión por paciencia

Crédito: De rugby somos
El Marrón, que modificó su manera de encarar los torneos, comenzó el Top 14 con un buen triunfo como visitante: superó 26-3 a Los Tilos
Máximo Randrup
(0)
4 de junio de 2016  • 20:38

"El concepto de revancha debe ser reivindicado en el juego. Y también en nuestras vidas. La revancha, pero no como sinónimo de venganza. Al revés: la revancha como expresión de que, a pesar de lo que sea, llegarán nuevas oportunidades", expresa el periodista Juanky Jurado en el prólogo del flamante libro Pelota de papel. Con esa naturalidad asume Belgrano Athletic este certamen que comienza. Se quitó la presión. Corrió el foco del resultado para centrarse en el juego. Los integrantes del actual plantel, que hasta hace unas semanas se desvivían por cortar la sequía de títulos, hoy piensan en disfrutar. "El campeonato será una consecuencia", aseguran convencidos.

Esa paciencia que hallaron para encarar el Top 14 se vio reflejada en su primera producción, en La Plata y ante Los Tilos . Porque ante un desarrollo incómodo, el equipo de Virrey del Pino no se desesperó. Luego de un primer tiempo parejo, en el que el Verde construyó una muralla casi sin fisuras (finalizó con un ajustado 6-3 para la visita), el Marrón comenzó a encontrar grietas. Al empuje le adosó juego y el resultado de la ecuación fueron tres tries que sirvieron para ganar con punto bonus.

Belgrano, que no celebra un título desde 1968, sabe que es uno de los principales favoritos. De hecho, en los últimos cuatro torneos que disputó se coló entre los cuatro mejores (perdió siempre contra Hindú, tres veces en semifinal y la final del Nacional de Clubes de este año). Sin embargo, ahora, elige no martirizarse.

"Estamos pensando en mejorar partido a partido, en disfrutar de este buen presente y el campeonato será una consecuencia. Ya no estamos obsesionados con eso, en algún momento se va a dar", explicó el capitán Tomás Rosati.

Otro referente, como es Agustín López Isnardi, opinó en idéntica dirección: "Hoy no pensamos que la obligación sea conseguir un título. Nos planteamos sacarnos el resultado de la cabeza; jugar tranquilos y tratar de mantener todo lo bueno que venimos haciendo".

Así anda el club de Virrey del Pino. Sereno. Sin presiones absurdas. Logró cambiar el chip: dejó la obsesión y se abrazó a la paciencia.

Otro que busca esa revancha bien entendida es Los Tilos, un conjunto que retornó al Top 14 después de cuatro años y pretende cambiar la imagen que dejó en aquella oportunidad. En 2012 el Verde finalizó último, con 13 derrotas (a 11 puntos del penúltimo). Y si bien no gana un partido en la elite de la URBA desde 2006, en la primera etapa frente a Belgrano se demostró que cuenta con elementos como para complicar a cualquiera.

"A pesar de que respetamos demasiado al rival, este partido sirvió para convencernos que estamos a la altura. Podemos darle batalla a todos los equipos y eso vamos a hacer en todas las canchas", afirmó el pilar Carlos Mombelli, uno de los destacados del local.

Los dos equipos, tanto Belgrano como Los Tilos, se metieron al vestuario con la conciencia en paz. El ganador, que venía de perder la final del Nacional de Clubes, sabe que tiene una nueva oportunidad y que disfrutará el sendero. El perdedor, que fue revelación en la primera etapa del Grupo 1, no sumó puntos pero sí una certeza. Que puede.

mr/gs

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.