Bondades y diferencias del verdadero profesionalismo

(0)
9 de diciembre de 2001  

Después del fútbol (con unos 550), el rugby es el deporte de la Argentina más devastado por el éxodo de jugadores al exterior. Cerca de 135 rugbiers se desempeñan fuera del país como profesionales -en todas las categorías-; hay en Francia, Inglaterra, Italia, Irlanda, España, Australia y Nueva Zelanda. ¿Los destinos principales? Italia, Francia e Inglaterra.

El éxodo no es provocado exclusivamente por motivos deportivos o porque aquí no les paguen por jugar; indudablemente, para muchos jóvenes la situación económica de la Argentina y la posibilidad de tener una experiencia de vida enriquecedora -tanto personal como en los estudios- es razón suficiente para dejar las raíces por un tiempo, convencidos de que no van a salvarse ni a volverse millonarios.

El profesionalismo abre un inmenso abanico de temas, y algunos de ellos podrían ser éstos:

  • Mejores jugadores. Permite mejoras sustanciales en las condiciones y destrezas del jugador, y no sólo por el hecho de tener que dedicarse sólo al rugby. Cuentan con el tiempo ideal entre esfuerzo y descanso; los pateadores disponen de entrenadores de kicking; hay especialistas que trabajan sólo los aspectos defensivos y técnicas de tackle; el acondicionamiento físico es clave, etcétera.
  • Para graficarlo en un jugador, habría que dirigir la vista a Rimas Alvarez. El ex hombre de Pucará apareció en el seleccionado en el Panamericano y desde que a mitad de año pasó al Perpignan francés logró un progreso en su juego y su físico notables. Los otros novatos profesionales que demostraron un progreso son Gonzalo Longo y José Orengo.

  • Tipos de contratos. En cuanto a los hombres que pasan la frontera argentina habría que presentar una clara división: están los rugbiers top (de los Pumas), los que tuvieron algún paso por el seleccionado, los que cumplen con su primer pase al exterior y los que no cuentan con pasaporte comunitario. Todos estos niveles de categorización son los que permiten establecer la gran diversidad de contratos.
  • También las cosas cambian de acuerdo con el país al que se vaya. En Inglaterra y Francia las retenciones fiscales son altísimas, mientras que en Italia -Gonzalo Camardón, que actúa en Roma, es el único Puma en la península y por eso tiene uno de los mejores acuerdos- y en España los sueldos son inferiores. Las remuneraciones más bajas van de los $ 1000 a los $ 3500.

  • Ganancias. Al margen del sueldo, los contratos en Europa incluyen casa -con todos los gastos cubiertos, menos el teléfono-, auto -se paga el combustible-, pasajes para venir a nuestro país, teléfono celular y seguro médico total. Con respecto a las mensualidades de los jugadores argentinos de primer nivel -los que juegan en los Pumas-, los montos que reciben en sus clubes oscilan entre los 8000 y los 15.000 pesos (entre $ 96.000 y $ 180.000 anuales).
  • Sin embargo, las figuras internacionales (ingleses, escoceses, franceses, por ejemplo) marcan una gran diferencia cuando representan a su país, ya que por desempeñarse en el seleccionado tienen ingresos que rondan los $ 100.000 anuales (en el mejor de los casos, los Pumas consiguen $ 15.000).

    El régimen en el Hemisferio Sur (Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica) es distinto. Los jugadores son contratados por las uniones nacionales y por un combinado provincial. De esta manera, consiguen retenerlos. Así es como el All Black Jonah Lomu , el rugbier mejor pago del planeta -recibiría un poco más de un millón de dólares por temporada, sólo por jugar-, se queda en Nueva Zelanda y en los Wellington Hurricanes, rechazando la infinidad de ofertas para irse al rugby league, al fútbol americano o a cualquier club del mundo.

  • La mayoría está afuera. De los 29 jugadores argentinos que participaron de la reciente gira por Gran Bretaña, 17 se desempeñan en el rugby profesional, mientras que una docena juega en nuestro país.
  • Los Pumas que se encuentran en el exterior son Albanese, Alvarez, Arbizu, Corleto, Camardón, F. Contepomi, Fernández Lobbe, J. García, Giannantonio, Hasan, Ledesma, Longo, Orengo, Pichot, Quesada, Reggiardo y Scelzo. Los de la Argentina son: Durand, Juan y Nicolás Fernández Miranda, Grau, Martin, Méndez, Ostiglia, Phelan, Sambucetti, Soler, Sporleder y Stortoni.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.