Cerca de la hazaña como pocas veces: aquellos antecedentes de Ferro y River

Doug Howlett lleva la guinda atras Ignacio Corleto
Doug Howlett lleva la guinda atras Ignacio Corleto Fuente: AFP
(0)
20 de julio de 2019  • 17:32

Cuatro minutos finales de alta presión. Deportiva, con los Pumas cerca del in-goal ajeno, y física, con decenas de miles de espectadores tensos y al mismo tiempo esperanzados. Como pocas veces en el historial de 28 partidos, el seleccionado argentino estuvo cerca de la victoria. En esta ocasión, un try, sin siquiera la conversión, se la habría dado. El 16-20 le ponía al alcance de la mano lo que nunca había logrado frente a los inmensos All Blacks, pero alguna decisión opinable, alguna falla de posesión -frente a una tremenda dificultad en la montonera, por cierto- dejaron al equipo celeste y blanco sin el triunfo que esperan la UAR y el deporte nacional desde hace décadas.

Dos veces en la historia había estado la Argentina a punto de vencer a los invencibles hombres de negro. La primera fue la única no derrota en los 28 encuentros: aquel recordado 21-21 en un abarrotado estadio de Ferro Carril Oeste, el 2 de noviembre de 1985, en la era de Hugo Porta. Todos los tantos del anfitrión, que no consiguió tries, fueron obra del pie derecho del excelso apertura de Banco Nación, autor de cuatro penales y tres drops. El éxito en el test-match estuvo a pocos metros: en los últimos instantes del juego, con un scrum favorable, la pelota se le resbaló al octavo Ernesto Ure, que se levantó de la formación.

La frustración de no conseguir lo que desde hace décadas persiguen el rugby argentino en particular y el deporte nacional en general.
La frustración de no conseguir lo que desde hace décadas persiguen el rugby argentino en particular y el deporte nacional en general. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Decisésis años pasaron hasta la siguiente ocasión en que los Pumas quedaron al borde del festejo frente a Nueva Zelanda. En la era de Agustín Pichot, la victoria estuvo aun más cerca que en aquella tarde de Caballito, aunque la Argentina ni siquiera rescató el empate. El 1 de diciembre de 2001, ganaba por 20 a 17 en el Monumental cuando sonó la chicharra que marcaba el final del tiempo regular. Felipe Contepomi quiso enviar afuera la pelota, pero el balón quedó en la cancha, Andrew Merthens generó un contraataque y Scott Robertson conquistó un try que dio vuelta el resultado en tiempo adicional: los Pumas 20 vs. All Blacks 24. De aquella noche se recuerda la cortina de silbidos que despidió al local en River.

Diecisiete años más tarde, pero con muchos más enfrentamientos en medio gracias a la participación en el Rugby Championship, el triunfo volvió a estar al alcance. La deuda sigue sin ser saldada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.