San Isidro Club. Con altas y bajas pero la jerarquía intacta