Con un triunfo sobre Belgrano, CUBA empezó a dejar atrás fantasmas cercanos

CUBA fue superior a Belgrano en el juego y lo trasladó al tablero: victoria por 38 a 27.
CUBA fue superior a Belgrano en el juego y lo trasladó al tablero: victoria por 38 a 27. Crédito: Ignacio Sanchez
Andrés Vázquez
(0)
16 de marzo de 2019  • 16:22

En CUBA las certezas se cotizan al precio de los mejores augurios. Sin padecer el cóctel lógico de nervios y expectativas que imprime la apertura de una temporada, el conjunto universitario derrotó con mucha autoridad a Belgrano por 37 a 28 en Virrey Del Pino y dejó bien claro sus ambiciones para el incipiente Top 12. La figura en la pesada tarde de Belgrano R fue el debutante Simón Benítez Cruz, que anotó un try y tuvo participaciones en varios ataques que encaminaron la victoria.

Con un pack demoledor, backs que se complementan a la perfección y mucha vocación ofensiva, CUBA dio un primer paso fundamental para consolidar su juego y despojarse de los fantasmas de 2018. En apenas 15 minutos logró ponerse en ventaja 10 a 0, producto de un try de Benítez Cruz y la justa pegada de Benjamín Gutiérrez. Pese a esa desventaja y a algunas carencias en los puntos de contacto, Belgrano supo revertir el desarrollo y quedar a tiro por intermedio de un try de Tobías Bernabé y la conversión de Rafa Migale. Sin embargo, algunas infracciones fueron quitándole inercia y posibilitaron que se agrandara el visitante, que se fue al descanso arriba por 20 a 14, tras un penal de Gutiérrez y un try-penal.

El try de Simón Benítez Cruz

En la segunda etapa CUBA siguió jugando con esa intensidad. Apoyado en la experiencia de Tomás De la Vega, la desfachatez de Benítez Cruz y una sólida defensa sorteó con facilidad la presión del local, que poco pudo hacer para contrarrestar el scrum y que únicamente cuando el marcador lo tuvo en desventaja arriesgó desde cualquier lugar del campo. Tarde: debió hacerlo antes.

El moño del triunfo cubano llegó sobre el final, uniendo el festejo del penal marcado por Gutiérrez y el pitazo del árbitro. Bañados por las manos rojas en calor y sentimientos, titulares y suplentes fueron juntándose -un espejo, casi, de los 80 minutos- y en un saludo heredado de la mística cubana. Se sacaron de encima al incómodo Belgrano, pero sobre todo a la aun más incómoda responsabilidad de iniciar el Top 12 con un éxito capaz de despertar emociones fuertes, reafirmar certezas y eludir fantasmas no tan lejanos en el tiempo.

El try de Lucas Romat

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.