Corey Jane, el All Black más rebelde