CUBA venció a La Plata y estará en semifinales por tercer año seguido

Fuente: LA NACION
Derrotó 29-16 a La Plata y se clasificó para las semifinales, donde jugará con Newman; “Este grupo nunca se conforma”, aseguró De la Vega, integrante de un plantel que crece desde la humildad
Máximo Randrup
(0)
27 de septiembre de 2015  • 22:17

LA PLATA.– En numerosas ocasiones, los títulos relajan. Satisfacen tanto que apagan la llama. No es el caso de CUBA . En absoluto. El título de la URBA en 2013 y el Nacional de Clubes del año pasado no hicieron más que ratificar la premisa: ir siempre por todo. Sin excepciones. Cuarto año consecutivo en instancias finales y tercero que disputará semifinales. El premio a un proyecto y a la convicción de un plantel ganador que no pierde la humildad.

Ayer comenzó 9-0 abajo y no se desesperó, pese a que jugaba contra el dueño de casa. Se armó de paciencia, esperó su momento y lo encontró en el segundo tiempo con tres tries convertidos en apenas seis minutos. Finalmente, superó a La Plata RC 29-16, se filtró entre los cuatro mejores y ahora se medirá con Newman , el equipo sensación de este 2015.

Después del final, los jugadores de CUBA se formaron en ronda y se escuchó: "Nos sobran huevos y cuando jugamos somos capaces de ganarle a cualquiera". Luego del festejo con la gente, los referentes eligieron una palabra que los define: hambre.

Puede resultar reiterativo, pero fue el concepto escogido por ellos. "Hace cuatro años seguidos que estamos en etapas definitorias y el hambre sigue intacto. Este grupo nunca se conforma y por supuesto que ahora vamos por todo", afirmó Tomás De la Vega, quien fue clave porque marcó el try del desnivel, con el que el Universitario pasó al frente por primera vez en la tarde.

Cuando este plantel no gana algo, se pone muy mal. Tenemos el mismo hambre que hace dos años cuando no habíamos salido campeones y por supuesto que iremos por el título. (Francisco Bosch)

El capitán, Joaquín Hardoy, concuerda con sus compañeros: "Siempre queremos dejar a este club en lo más alto y conservamos el hambre a pesar de los últimos logros".

Pero CUBA es más que esa voracidad que resaltan sus integrantes. Tiene un pack de forwards muy fuerte, backs potentes y un pateador excelso, como lo es Juan Cruz González. Cuando La Plata dominaba y se sentía cómodo sumando a través de los penales de Pedro Mercerat, apareció el apertura visitante y metió un drop que significó el despertar. De esa definición elegante nació la reacción. Fue la semilla de la muestra de carácter que se sucedió luego.

Después fue el momento de apoyar y apoyar. Si hubiese sido un partido de la temporada regular, CUBA hubiese ganado con punto bonus. Un dato que demuestra que en el juego fue aún más superior que la cifra numérica que arroja el resultado. Primero Lucas Maguire, antes de que finalizara la etapa inicial, y en el segundo tiempo la ráfaga de los tres tries, firmada por De la Vega, Benjamín Ocampo (una joya con doble amague) y Agustín Migliore.

La conquista del Canario, a cargo de Martín Fontán, sirvió para decorar una historia ya consumada.

"En el primer tiempo nos complicamos porque cometimos muchas infracciones, pero en el segundo nos propusimos jugar y sacamos diferencias", explicó De la Vega. "Empezamos pasados de rosca y en el segundo tiempo comenzamos a jugar más cortos", agregó Bosch.

En 2014 ambos equipos se habían enfrentado en instancias decisivas, en aquella oportunidad en semifinales, y CUBA también se impuso por 13 puntos (27-14).

Hasta ayer, tanto La Plata como el CUBA añoraban sumarse a Hindú, Newman y Belgrano Athletic, equipos que esperaban por el cuarto en discordia. El conjunto que es dirigido por Agustín Ezcurra y Rodrigo Aguirre ganó con justicia y ahora irá por un nuevo título. "Sería el premio al esfuerzo de todo un club que viene haciendo un gran trabajo", concluyó De la Vega. CUBA, ganador, humilde y más hambriento que nunca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.