Demoledor: Hindú desbordó a Pueyrredón con su gran potencial

Los de Don Torcuato tienen el juego más completo, promedian 9 tries por partido y quedaron solos en la punta
(0)
11 de mayo de 2003  

Obliga a sus adversarios a buscar una estrategia especial, sin la mínima fisura. Su paso es demoledor y cualquier merma en la resistencia puede ser letal. Hindú hace que, circunstancialmente, sus rivales asuman la postura de víctimas de su potencial físico-técnico. °Qué complicado se hace contener la avalancha en la que se transforma el equipo de Don Torcuato cuando se lanza decidido en ataque!

Transcurrió escaso tiempo de la inauguración de la temporada, pero en esta primera parte de la etapa clasificatoria -una distinción sobre el resto-, con el toque distintivo de Tito Fernández desde la conducción, se vislumbra el renacer de la Locomotora de Torcuato , parecida en el funcionamiento y el estilo al gran conjunto de 1998. Exponente de un rugby total, con la dinámica y la aceleración (en el contacto y al trasladar el balón hacia las puntas) como eje del mejor juego que, hasta aquí, se ha observado en el certamen.

Hindú sigue invicto y al tope de la Zona B, luego de otra abrumadora actuación, en la primera función del año en casa : marcó una docena de tries en el triunfo ante Pueyrredón por 76-18. La estadística se repite sistemáticamente desde hace unas siete temporadas: Hindú es la formación más goleadora (acumula 360 tantos) y la que más conquistas apoya (hizo 54). Esto no es casualidad.

En este enfrentamiento no se registra un éxito de los Húsares desde 1991, y el antecedente guardó un poco de concordancia con la presente disparidad de atributos. Las inconductas y los roces desmedidos elevaron la temperatura en el comienzo; eso desvió la atención de los protagonistas, a los que les llevó su tiempo focalizar las ideas en algo productivo. Hubo seis amonestados por cada lado durante el primer período (en el segundo vio la amarilla Solano y expulsaron a Díaz Servidio), y en ese contexto resultó desmedido pretender que se podían hacer bien las cosas. De todas formas, la aptitud de los vencedores les permitió sobreponerse como más a gusto se sienten: moviendo la pelota, sometiendo con el pack y proyectando a sus incisivos backs.

A medida que los hermanos Fernández Miranda y Cía. pudieron imprimirle fluidez a los movimientos, la consecuencia fue inevitable: peligro para Pueyrredón. Dicha metodología despejó el camino hacia el in-goal. Manasa Fernández Miranda apoyó por primera vez, y luego lo imitaron Francisco Bosch y Santiago Senillosa, dos veces cada uno, para llegar al intervalo con el bonus bajo el brazo y la certeza de que la historia era irreversible. El encarador Buezas, otra vez Bosch y Nico Fernández Miranda reforzaron esta percepción en el reinicio; así, el marcador (52-8) empezó a otra dibujar otra goleada, redondeada con tres tries más en la media hora subsiguiente.

La razón de una sólida fuerza

Luchador incansable, auxilio permanente de todo compañero, el rendimiento de Lucas Ostiglia influye sobremanera en cada performance de Hindú. Y el tercera línea reveló la razón de este estupendo comienzo de año: "El grupo está motivadísimo . Desde el 97 que no percibía estas ganas de jugar en el plantel... Eso es lo que después se traslada a la cancha. Por supuesto que esa energía a veces nos lleva a cometer errores, pero sabemos que todavía podemos seguir creciendo. ¿Objetivos? Y, ojalá podamos alcanzar el nivel que tuvo el equipo campeón del 98. Nos esforzamos para lograrlo".

Es el nuevo nombre del try

Francisco Bosch

Por primera vez, el juvenil fullback apoyó cuatro tries (eso le permitió ubicarse como el máximo anotador del campeonato); representa a la nueva generación y ya se convirtió en uno de los elementos más valiosos en el andamiaje ofensivo del conjunto de Don Torcuato.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.