Rugby. El alivio de estar a salvo