El CASI no falló: la efectividad para anotar marcó la diferencia

Pese a ser dominado por Belgrano durante la primera media hora, el subcampeón, que sufrió por los altibajos, recurrió a su entrega para mantenerse en pie y triunfar por 25-23
(0)
25 de abril de 2004  

El reparto de oportunidades, la lucha equilibrada –en términos generales– hizo de este clásico una función emotiva y cambiante, en la cual la diferencia más sustancial la exhibió el CASI. Tal vez por algo de mayor sabiduría para no descontrolarse cuando las cosas no salen de acuerdo con lo estipulado, la Academia obtuvo un triunfo exiguo, tan ajustado como los números (25-23) lo exponen, y con una materia que queda pendiente: alcanzar un rendimiento más confiable, sin tantos bajones.

Los de Belgrano habrán quedado mascullando bronca, porque en una primera media hora implacable tuvieron a maltraer nada menos que al subcampeón, pero la falta de aplomo los traicionó. Demasiado acelerados, los dueños de casa no consiguieron sacar buen rédito de la supremacía; incluso, los cuatro intentos a los palos desviados –dos penales y dos conversiones– por el hiperactivo Sebastián Fossati, que alternó genialidades en intentos individuales con la falta de puntería, y la frustrada conquista de Araujo Salas –por knock-on– destruyeron los méritos. El 10-8 parcial, con dos tries del potente Galli, terminó siendo una pobre recompensa para la buena performance.

De a poco, los visitantes se repusieron del sometimiento; el impulso para renovar los aires llegó con el try de Rigo, luego de liberar el juego hacia la punta izquierda en un avance que inicialmente se estrelló con la firme, pero descompensada, defensa local.

Apenas abrierto el segundo capítulo, el CASI sacó provecho de la fórmula de line y maul, en la cual se agigantó la figura de Stuart, para encauzar su andar. La anotación de Rigo ya se había gestado desde una hilera, y después se sucedieron, por dicha vía, los tries de Headen y de Doria. En poco más de un cuarto de hora, el conjunto sanisidrense pasó de dominador a tener una considerable ventaja (22-13). Pero ellos también cayeron en un bajón, provocado en primera instancia por la amonestación de Villagra, y luego por la de Doria.

Apremiado por el reloj, Belgrano recuperó la explosión del arranque; Fossati acabó con el maleficio de los kicks a los palos y otra atropellada de Galli le permitió zambullirse en el in-goal. En tiempo de descuento, Fossati se perfiló para el drop, pero se arrepintió de patear; dicha vacilación también puede detallarse entre las ocasiones perdidas. En definitiva, la eficiencia del CASI para marcar en cada aproximación contrastó con las situaciones no concretadas de su rival, al que sí habrá que ponderarle el tesón.

El Rayo prepara la vuelta

Finalizado el torneo de segunda división de Italia, en el que representó a Cavileri Prato, "el Rayo" Martín Murgier emprenderá el regreso a la Argentina para jugar lo queda del año en el CASI. El wing fue a visitar familiares a Canadá, y en los próximos días estará en el país.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.