El de La Plata, un estadio habituado a la metamorfosis