Rugby / Copa Volkswagen 2008. El enorme corazón de CUBA lo convirtió en inexpugnable