El especialista

La semana última, Newman derrotó al entonces líder, Los Tilos; ayer venció al CASI por 20-13 y volvió a cambiar la punta del torneo
(0)
18 de mayo de 2003  

Es un signo de madurez acomodarse a las diferentes situaciones que plantea el contexto. Adaptación, que le llaman. Este Newman con mucha juventud empieza a mostrar algo de ese atributo: la semana última, ante Los Tilos, desplegó eficiencia para generar grietas y desequilibrar con explosión. El de ayer fue un partido distinto, más cerrado y cambiante, pero mostró otras virtudes para vencer al CASI por 20 a 13. Lo coincidente es que, en ambas ocasiones, bajó al líder de la Zona A.

Enfrente tuvo ayer otras condiciones: un CASI aguerrido, a puro tackle, que provocó un juego más ríspido, y en una cancha que no le hizo sencillo el desarrollo. Esas circunstancias lo obligaron a ser paciente. Su triunfo fue más opaco, es cierto. Pero esperó con éxito la posibilidad de vulnerar a su adversario, de herirlo con una estocada que llegó cerca del final, un golpe del que el CASI no se repuso.

En la cronología del match, por cierto, habrá que olvidar un primer tiempo lastimoso. Las imágenes se repetían: dominio territorial del conjunto local, buena defensa de los de bordó, respuesta en contraataque, rápidamente abortado, y todo comenzaba otra vez.

Sólo un penal de Cordone, en el amanecer del match, modificó el tanteador: 3-0 fue el magro parcial.

Tras el descanso, algo cambió. Quebraron más las defensas y el partido se hizo de golpe por golpe . Se puso adelante el de San Isidro con un try de Casanova por la izquierda, en la única ocasión en que la marca de Newman estuvo descompensada.

El vendaval del Atlético se detuvo. Surgieron los forwards del conjunto visitante para poner a su rival contra las cuerdas , con los pies en la línea de su propio ingoal. Se sucedían las infracciones, pero al final la pelota se movió con criterio y apoyó Gosio. Otra vez Newman estaba arriba.

Respuesta del CASI: Raiteri acierta un penal complicado (ya había sumado uno en el arranque del segundo tiempo) y el local se puso adelante 13-10.

Pero llegó el cross que ganó el partido. García Frugoni inició una feroz corrida sobre un hueco en la defensa del Atlético, que terminó con Gosio (siempre listo para el punch final) apoyando bajo los palos. Fue el golpe de gracia. Fue el festejo de Newman, que se hizo especialista en mandar a la lona a los punteros de la Zona A. Y sigue en crecimiento.

El fin de una serie

Con la derrota ante Newman, el CASI no sólo dejó la cima de las posiciones, sino que también perdió su condición de invicto en el torneo. El Atlético llevaba diez triunfos consecutivos (seis de 2002 y cuatro de 2003); la última caída había sido ante Atlético del Rosario por 22-21.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.