Rugby / El torneo de la URBA. El oportunismo de San Cirano