El SIC todavía extraña al 10