Fue el éxito de la entrega y la pasión, apoyadas en un plan serio a largo plazo

Agustín Pichot
(0)
14 de mayo de 2011  

Hay muchas cosas para agradecerles a estos jugadores y a su staff. Agradecerles haber mostrado que el rugby sigue siendo uno solo y que la cancha es un lugar sagrado, en el que las mediocridades no entran. Donde una camiseta es mucho más que cualquier cosa y en la que la celeste y blanca imaginaria, por ser un equipo representando a nuestro país, representa a los miles de jugadores de cada club en cada rincón de la Argentina. Estos jugadores mostraron la entrega, el compromiso, la pasión y la solidaridad que fueron, son y serán la firma del rugby argentino.

Hoy es el momento de celebrar todos y de tratar de sentirnos todos parte de este éxito, gracias a un plan serio, con muchísimas personas involucradas desde el alto rendimiento y el rugby de base. Un plan que, con errores y aciertos, es parte del crecimiento de todo el rugby argentino, que por primera vez trata de organizarse y planear a largo plazo. Pero para este desafío necesitamos dejar las fábulas de lado, las mediocridades y trabajar para seguir poniendo a nuestro rugby en el lugar que todos queremos.

Como nos mostraron en la cancha los chicos, como nos enseñaron de chiquitos. Como es el rugby. Siempre para adelante. ¡Felicitaciones a todos!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.