Hindú no funcionó bien, pero no corrió peligro

A los de Don Torcuato les faltó cohesión; pese a ello, vencieron a San Martín, el último, y conservan la primera colocación
(0)
4 de mayo de 2003  

Desarticulada en el más estricto sentido, la maquinaria de Hindú, esa que en las cuatro jornadas anteriores demolió rivales, no alcanzó ni por asomo sus revoluciones habituales. Sin sus piezas más importantes, los Pumas Juan y Nicolás Fernández Miranda, Lucas Ostiglia y Hernán Senillosa, ese juego dominante que venían exhibiendo los de Don Torcuato decayó notablemente, aunque no lo perjudicó en su andar ni le hizo perder el lugar en la vanguardia con la victoria por 39-29.

La resistencia presentada por San Martín, tan poco consistente como el nivel de su oponente, favoreció la desorientación de los capitaneados por Francisco Fernández Miranda -fue su bautismo en dicho rol-, pero, igualmente, la producción estuvo lejos de lo que se puede esperar.

Los locales sorprendieron al apoderarse del protagonismo desde el kick-off , mientras Hindú deambuló en la improductividad. Con Ventura devenido en el rey de las alturas en la hilera, la pujanza de los forwards y las mágicas intervenciones de Grande, el Tricolor se las ingenió para provocar peligro. Desde un maul de line, escenario confiable de San Martín -como el scrum-, apareció a toda velocidad el N° 14 para abrir la cuenta de su hat-trick de la tarde.

"¿Qué pasa? Estamos mirando el partido", les recriminó Toto Fernández Miranda a sus delanteros, y la advertencia del conductor mostró la intrascendencia en la que se movió Hindú en la mayor parte de la etapa inicial.

La falta de un tackle contundente en los andariveles alejados a los reagrupamientos se transformó en una contribución de San Martín para las oblicuas penetraciones de Santiago Senillosa y Claudio Buezas. Entonces, de a poco, se vieron algunos pocos destellos. Gauthier -otro que apoyó tres veces- inauguró su cuenta personal y Fernández Miranda -luego de un penal rápido- estableció el repunte de los vencedores. La levantada del equipo de Don Torcuato coincidió con las amonestaciones de Laborde y Poberaj, y los locales bajaron los brazos por un buen rato. En el inicio de la segunda parte, aunque sólo por seis minutos, terminó de ensanchar la diferencia con dos nuevas conquistas (32-10).

Grande, como no podía ser de otra manera, lideró la escalada sanmartiniana (32-22), pero Gauthier distanció a Hindú definitivamente (39-22). Los minutos finales recobraron emotividad, por el repunte -a puro corazón- de los locales por descontar, aunque eran conscientes de que el triunfo ya tenía dueño.

La falta de Pumas, sin efecto crucial

No sólo Hindú padeció las ausencis de los integrantes del seleccionado nacional, comprometidos con el Campeonato Sudamericano. Una desventaja que influyó en el rendimiento colectivo, pero que generó una caída: la de Buenos Aires, sin Mariano Sambucetti. Al SIC, el otro conjunto más perjudicado por las convocatorias, lo complicaron las bajas de sus alas Rolando Martin y Martín Schusterman, del pilar Martín Rospide, del fullback Federico Serra y del centro Julio Freixas para sobreponerse del traspié en el superclásico, pero igual ganó. En el resto de los clubes que no contó con sus Pumas no se advirtieron fisuras notorias y hubo una mayoría de festejos, ya que se impusieron el CASI (sin el ala Santiago Phelan), Los Tilos (Federico Cortopasso y Matías Albina), Newman (Manuel Contepomi), Champagnat (Martín Durand), Regatas Bella Vista (Francisco Lecot) y Pucará (Lucas Borges).

Regatas, con el sello del pack

Regatas se aferró a la producción de sus forwards, fundamentales en la recuperación de la pelota, para superar a un Pueyrredón flojo en la marca, pero que opuso un ímpetu admirable. Para destacar, la actuación de Pablo Camerlinckx, siempre punzante desde la tercera línea del equipo de Bella Vista.

San Albano fue más en todo

La superioridad de San Albano no se reflejó en el tanteador (18-17).

El conjunto local dominó los lines y a partir de ahí, elaboró los mejores ataques. La Plata, en cambio, no encontró cómo penetrar una defensa cada vez más sólida y concluyó el encuentro con más interrogantes que respuestas.

Al final, cantó victoria Alumni

Con orden y una gran cuota de oportunismo, Alumni se llevó un importante triunfo en su visita a Rosario. El conjunto de Tortuguitas, que era más, encontró el éxito en la última jugada. Un error del Atlético terminó en try de Miguel Avramovic, cuya conversión a cargo de Visser selló el triunfo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.