Irlanda pagó un precio alto por ser el rival de los Pumas