La Plata capitalizó los errores del rival

Superó a Atlético del Rosario por 22 a 16
Superó a Atlético del Rosario por 22 a 16
(0)
30 de junio de 2002  

LA PLATA.- Al fin fue victoria de La Plata Rugby . Inobjetable, justa, merecida. Y sin atenuantes fue la derrota para el conjunto de Atlético del Rosario, que no pudo mantener una ventaja inicial de diez puntos. Eso fue aprovechado por los platenses, que capitalizaron las debilidades de su rival y finalmente lo superaron 22-16 .

Porque no hay forma de justificar a un equipo que pierde después de haber arrollado a su rival durante más de 20 minutos, que desperdició unas cuantas oportunidades para liquidar el pleito y que permitió el crecimiento del oponente hasta el punto de caer en la lucha de los delanteros por la obtención de la pelota.

Empezó realmente bien Plaza con dos tries de Hidalgo y de Rodríguez . Todo iba sobre rieles hasta que los platenses emparejaron la lucha entre los forwards, sobre todo en los reagrupamientos móviles. Entonces, La Plata metió presión y consiguió que Atlético incursionara por primera vez en el camino de las infracciones, que Benjamín Tomaghelli se encargó de transformar en puntos.

De todas maneras, los rosarinos se las compusieron para irse al descanso con una leve ventaja a su favor de 13 a 9.

En la segunda etapa todo varió. El vencedor se hizo firme a partir de la seguridad en el line que le dio la figura de la cancha, Painé Calandra, y ya a los siete minutos había logrado pasar al frente en el tanteador con un try de Pablo Sciarreta .

No conforme con esta diferencia, los locales mantuvieron su actitud de ir hacia adelante, de tacklear con firmeza y de obtener puntos cada vez que cruzaran la mitad de la cancha.

En rigor, Atlético del Rosario ya no pudo resolver el planteo táctico del contrario y apareció como un equipo dubitativo, sin claridad y con más cosas para corregir que las que, por ahora, pudo mostrar.

En cambio, para La Plata Rugby el crédito continúa más abierto que nunca. Demostró que puede medirse de igual a igual contra los mejores conjuntos del momento, que su juego no decayó en lo más mínimo a pesar del receso, y que sabe cómo levantar un partido que, al promediar la etapa inicial, lo tenía como perdedor. Además, a La Plata parece sentarle bien el traje de llegar a los encuentros como punto, porque con coraje logra convertirse en banca.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.