La polémica continúa

Por Jorge Búsico Para LA NACION
(0)
24 de diciembre de 2009  

La Unión Argentina de Rugby (UAR) anunció el martes su calendario correspondiente a 2010, y el primer torneo, el Campeonato Argentino de Mayores, que arrancará el 27 de marzo, puede significar un nuevo capítulo de polémica sobre la interpretación que se le da al profesionalismo en el rugby doméstico. En la reunión que el lunes último sostuvieron los presidentes de los clubes de la URBA, se decidió que Buenos Aires disputará el Argentino sin los jugadores que estén bajo el régimen del Pladar. No hay nada nuevo en esta determinación. La Unión porteña ya ratificó más de una vez que aquellos que integren el Plan de Alto Rendimiento de la UAR no podrán actuar en sus clubes a partir del 1º de enero. Por ende, tampoco están en condiciones de representar a las Aguilas .

En cambio, el resto de las Uniones del país determinará lo contrario: los del Pladar sí jugarán para las selecciones de sus provincias. De hecho, por ejemplo, Córdoba, defensor del título, incluyó a todos en la preselección. Además, como dato agregado, convocó al back Ramiro Pez, que regresó a La Tablada luego de varias temporadas en Europa, donde vistió la camiseta de Italia.

En esta nueva puja, que en 2010 ya se verá reflejada en la cancha, aparece en escena la modificación que se le hizo al artículo 3 del estatuto de la UAR el día en que se proclamó presidente al tucumano Luis Castillo. La nueva cláusula, que puso fin a sucesivas prórrogas del régimen de excepción, expresa lo siguiente: "El juego del rugby constituirá en el país una actividad amateur practicada exclusivamente por aficionados, quedando expresamente establecido que sólo la Unión Argentina de Rugby podrá contar con equipos seleccionados rentados, excluyéndose de tal posibilidad a los equipos de las uniones afiliadas o invitadas, como a los clubes que las integran".

Tal como está redactado ese artículo, lo que queda bien en claro es que no se permite una competencia profesional dentro del país. Pero no hace referencia a jugadores rentados dentro de las competencias domésticas. Desde Buenos Aires, algunos clubes interpretan que sí, que en ningún certamen interno deben actuar profesionales. Por eso, el Argentino de Mayores puede significar un nuevo desacuerdo entre Buenos Aires y el interior. Claro que habrá que ver si antes no se suceden otros acontecimientos dentro del rugby de la URBA.

Ocurre que en los últimos días los jugadores que forman parte del Pladar empezaron a sostener reuniones y a elaborar estrategias -apoyadas por los Pumas que están en Europa, miembros del cuerpo técnico y ex jugadores- con vistas a tratar de que los clubes de la URBA revean su posición. En febrero habrá una asamblea, y ahí se analizará el pedido que en esa misma vía elevó La Plata Rugby Club, entidad que no estaría sola a la hora de votar.

También en la UAR se realizarán asambleas durante el verano. Una en febrero, en la cual se elegirá el vicepresidente primero, y otra en marzo, donde se avanzará en la conformación de las distintas comisiones y subcomisiones. Seguramente en esas reuniones surja otro tema de polémica que anda dando vueltas en estos días, y que se trata de un contrato firmado entre la anterior conducción de la UAR y la Asociación de Jugadores, que establece un porcentaje para los rugbiers de distintas ganancias que arrojen los Pumas.

Como se ve, al rugby argentino le espera un verano más que agitado. Ahora sí, con el profesionalismo en el centro de la escena. Aunque algunos quieran llamarlo de otra manera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.