Rugby. La sencillez del campeón