La tarde libre de los Jaguares: entre la estatua de Mandela, la siesta y los mano a mano en el truco

Parte de Jaguares, en el Nelson Mandel Square, el centro de los flashes
Parte de Jaguares, en el Nelson Mandel Square, el centro de los flashes Crédito: @Tomilavanini
El plantel de la primera franquicia argentina que juega el Súper Rugby se dividió entre el paseo por un barrio exclusivo y el descanso; el capitán Creevy, que está suspendido, se sumó al grupo
Ariel Ruya
(0)
19 de mayo de 2016  • 15:55

JOHANNESBURGO.–Sandton es el paraíso del confort, el traje exacto para la clase ejecutiva de una ciudad atiborrada de contrastes. Centro financiero y de negocios, de espectáculos, hoteles cinco estrellas, restaurantes y shoppings, algunas edificaciones se ofrecen como metáforas de la realidad. Las clases altas miran desde sus torres a las barriadas pobres, que a sus espaldas caminan descalzos. La descubre de costado Alexandra, un antiguo gueto de negros, una cárcel a cielo abierto en épocas del apartheid, y que hoy conserva escondido un odio visceral. El municipio, anclado en el norte de la ciudad, es uno de los pocos lugares que se pueden recorrer de a pie, más allá de las 17, cuando empieza a caer el sol, según los especialistas en criminalidad. A fines de los años 90, Johannesburgo estaba considerada entre las primeras 20 urbes más peligrosas del mundo, aunque después del Mundial de fútbol de 2010 los índices delictivos bajaron un 30 por ciento. "Hay que tener cuidado", reflexiona Thoks, taxista "y empresario en los ratos libres".

La belleza del barrio se respalda en un simbolismo: el Nelson Mandela Square es el centro de los flashes a toda hora. El líder espiritual se ofrece con una estatua de bronce espectacular: su cabeza pareciera que rozara el cielo. En el ir y venir de empresarios, empleados y turistas, saca la cabeza un grupo de rugbiers en el día de descanso y distracción. Más de 10 jaguares recorrieron sus calles, descubrieron parte de la historia íntima de un barrio, de una ciudad, de un país, apasionado por el balón ovalado, y en vísperas de una nueva fecha del Súper Rugby. El choque contra Lions, previsto para el sábado a las 10 de nuestro país, por unas horas quedó a un costado.

Juan Martín Hernández, Tomás Lavanini y tantos otros disfrutaron de comida casera en The Big Mouth, aprovecharon los precios irresistibles de Forever 21 y H&M y recorrieron los recovecos de una zona elegante, sofisticada y con distintivos históricos. No todos tomaron la misma decisión: algunos se quedaron relajados en el hotel, otros disfrutaron de una larga siesta y otros insistieron con los juegos de mesa, con "la podrida", el truco y los dados, en las primeras tres posiciones del ranking del ocio.

Los Jaguares tiene un nuevo desafío por delante y Creevy (der.), el suspendido capitán, estará con el equipo
Los Jaguares tiene un nuevo desafío por delante y Creevy (der.), el suspendido capitán, estará con el equipo Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Se acabó el relax: para el viernes está previsto el Captain’s Run, cuando los equipos reconocen el campo de juego del mítico Ellis Park. Con un agregado: hace algunas horas se sumó a la delegación Agustín Creevy, suspendido para este encuentro, aunque listo para lo que vendrá. Con el capitán, la espera se respalda en el sentimiento, un factor indispensable para el deporte de la solidaridad.

ar/cd/ae

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.